View source

Desarrollo Web y tecnología

Tecnología

Historia actual de las cerraduras y las cajas fuertes

Una cerradura es un dispositivo mecánico que sirve para asegurar una puerta o receptáculo de manera que no se pueda abrir excepto con una llave o mediante una serie de manipulaciones, en el caso de una caja fuerte, que solo puede realizar una persona que conozca el secreto o código.

Evolución de las cerraduras y cajas fuertes.

A lo largo de los años, se han construido cerraduras con muchas funciones especializadas, algunas con características bien curiosas.

Algunas han sido diseñadas específicamente para resistir ser abiertas por personas no autorizadas, con mecanismos tan extraños que disparan o apuñalan al intruso, y hasta toman sus manos para evitar que escapen con el botín.

Se han fabricado cerraduras que pueden abrirse o cerrarse con diferentes llaves, pero solo se pueden desbloquear con la llave que las cerró.

Existen las llamadas cerraduras invisibles, se diseñan generalmente para evitar que un ladrón explore las posiciones de las partes de la cerradura desde el ojo de la cerradura o detecte con su herramienta de selección leves cambios de resistencia cuando se aplica presión al cerrojo.

Cerraduras y candados más comunes

Los tipos básicos, sin embargo, siguen siendo los candados Bramah, de palanca, Yale y de combinación, aunque se han realizado innumerables variaciones, a veces combinando características de cada uno.

La cerradura Swiss Kaba, por ejemplo, emplea el principio de Yale, pero su llave, en lugar de tener un borde dentado, tiene lados planos marcados con profundas depresiones en las que se presionan cuatro juegos completos de pinzas.

La cerradura Finnish Abloy es una cerradura de combinación compacta, pero los anillos, en lugar de girar por separado con la mano, se mueven a las posiciones correctas con un solo giro de una llave pequeña.

Las fuerzas magnéticas se pueden utilizar en cerraduras que funcionan según el principio de Yale. La llave no tiene estrías; en cambio, contiene varios imanes pequeños. Cuando se inserta la llave en la cerradura, estos imanes repelen los pasadores magnetizados con resorte, levantándolos de la misma manera que las estrías de una llave tipo Yale los levantan mecánicamente. Cuando estos pasadores se elevan a la altura correcta, el cilindro de la cerradura puede girar libremente en el cañón.

Explosivos para abrir cerraduras y cajas fuertes

Siempre las cerraduras y candados y cualquier dispositivo de seguridad fueron muy importantes para mantener a raya a los ladrones profesionales, sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial, se difundió el conocimiento del uso de explosivos.

Como la mayoría de las cerraduras de las cajas fuertes y las cerraduras de los cuartos tipo caja fuerte, se volvieron casi imposibles de abrir, los criminales tendían a ignorar las cerraduras y usar explosivos para hacerlas volar.

Sin embargo, hoy en día, gracias a la tecnología y el hábil conocimiento que poseen los cerrajeros Barcelona, estos intentos de hacer estallar las cerraduras se ha ido frustrando.

Al introducir una segunda serie de pernos, no conectados al mecanismo de la cerradura, pero insertados automáticamente por resortes cuando ocurre una explosión, se evita que se pueda abrir la caja fuerte.

Otro método utilizado por los delincuentes son los equipos de oxiacetileno, pero esto es una operación que requiere de muchas horas de trabajo.

Cerrajeros e ingenieros siguen constantemente innovando y desarrollando nuevas tecnologías para proteger tus cosas más valiosas.

error: Content is protected !!